Saltar al contenido
Viscalacant

El perreo se salda con 6 fracturas de cadera en la reapertura de la discoteca Wilson

11/10/2021
perreo fractura de cadera

Bailar pegados es bailar, que cantaba/canta Sergio Dalma. Pero en según qué casos es una práctica de gran peligro y no precisamente por el riesgo de contagio de coronavirus.

El perreo, la «danza» típica del reguetón, ha provocado este fin de semana, el primero desde el levantamiento de la prohibición de bailar, nada menos que seis fracturas de cadera en la discoteca Wilson de Alicante.

Este local, que cumple 40 años, algo que no puede hacer ya su clientela, reabrió sus puertas este pasado viernes y las ganas de retomar la fiesta entre sus asiduos eran tantas que el desfase acabó con numerosas lesiones.

Además de las citadas fractura de cadera, hubo pinzamientos de espalda y tobillos torcidos a gogó entre el personal, sobre todo, como decimos, durante el perreo. Todo por restregar la cebolleta o el culete.

El twerking a determinadas edades es lo que tiene. Las bachatas, las rumbas y el bakalao son, por ese orden, los otros géneros musicales que más «víctimas» se cobran en la pista de baile de la Wilson, todo un referente del ocio nocturno de Alicante para la juventud que peina canas o no peina nada. Aquí unos expertos en la materia:

Siguiendo el ejemplo de los partidos de baloncesto, la Conselleria de Sanidad tiene previsto dotar con personal encargado de secar las pistas a todos los centros donde acuden a bailar personas de mediana edad en adelante, ya que las gotas de sudor son uno de los principales motivos de los resbalones que acaban con esta gente hospitalizada.

Así lo ha confirmado a Viscalacant la consellera del ramo Ana Barceló quien, no obstante, hace un llamamiento a «respetar todavía las medidas de seguridad», entre ellas la distancia personal, si bien es cierto, apunta, que en el caso del perreo «el contagio es más complicado ya que no se está cara a cara». «O eso tengo yo entendido, vaya», añadió rápidamente.