Saltar al contenido
Viscalacant

Los semáforos de Alicante, los mejores de la UE para sacarse mocos

11/05/2017
Los semáforos de Alicante, los mejores de la UE para sacarse mocos

Un estudio europeo sobre hábitos al volante ha determinado que los semáforos de la ciudad de Alicante son los mejores de Europa para sacarse los mocos dentro del coche.

Las conclusiones del informe, llevado a cabo por la prestigiosa universidad alemana Gesamthochschule Essen, apuntan a varios factores que sitúan a Alicante a la cabeza del ránking.

Por un lado, la duración de los semáforos en rojo, superior a la media y que permite recrearse en la prospección.




Además, la cuenta atrás incorporada a muchos de ellos permite al conductor -y también a los copilotos y resto de ocupantes del vehículo- planificarse y calcular los tiempos de extracción.

Por otra parte se cita el buen tiempo. Las condiciones climatológicas de la capital de la Costa Blanca favorecen los resfriados y las alergias, problemas ambos que llevan aparejados la aparición de mocos.

Además, las agradables temperaturas favorecen llevar las ventanillas abiertas y así poder lanzar los mocos toda vez que han sido convenientemente esferificados.

De hecho, un simple vistazo a la superficie próxima a cualquier semáforo permite ver numerosos puntitos pegados en el asfalto.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha señalado, tras conocer el estudio, que no es recomendable pitar con agresividad a los conductores que, una vez se ha puesto el semáforo en verde, siguen parados, dado que seguramente sea así por encontrarse concentrados con el dedo en la nariz y el sobresalto podría causarles una hemorragia nasal.

Otra tendencia creciente, reseña la DGT, es ocupar el tiempo muerto en los semáforos a despejar manualmente la fosa nasal con una mano, mientras que con la otra se leen los mensajes de Whatsapp.




Esta práctica, sin embargo, se circunscribe sobre todo al género femenino, ya que el masculino, como es sabido, lleva mal lo de hacer dos cosas al mismo tiempo.

Por último, el informe europeo destaca la importancia de limitar la obtención de mocos a los momentos en que el coche está parado con el fin de evitar accidentes.