Saltar al contenido
Viscalacant

Tetería de Crevillente Carmen del Campillo, un lugar para perderse

21/02/2018
tetería de Crevillente

Todos la conocen como la Tetería Mora de Crevillente, la tetería de Crevillente o la tetería árabe, pero se llama en realidad Casa Morisca Carmen del Campillo. Es sin duda la más famosa de las teterías en Alicante.

Situada en un recóndito lugar del Barranco de San Cayetano, concretamente en Barranc de Sant Gaieta, 45, si intentas ir por primera vez sólo con las indicaciones que te haya dado alguien, lo más probable es que te pierdas.

Para que no te ocurra, aquí te hemos recopilado toda la información necesaria para llegar a la famosa tetería árabe de Crevillente, incluyendo su historia, carta, horario, vídeos y fotos.



¿Cómo ir a la tetería mora de Crevillente?

La también llamada por algunos Tetería del Moro es difícil de encontrar, las cosas como son. Hasta sus propios dueños lo reconocen. Forma parte del halo de misterio y encanto que envuelve a este lugar tan especial. Si eres de los que todavía no la conoce, vale la pena ir.

Perderse un poco por los caminos rústicos que llevan a esta bella casa morisca Crevillente se ha convertido para muchos en una especie de divertido ritual. Como una búsqueda del tesoro escondido que es.



Hace años había quien desistía de encontrarla tras dar vueltas y vueltas, o quienes se pasaban mapas dibujados con las indicaciones para llegar a este, paradójicamente, enorme vergel secreto.

Por suerte hoy en día quien no lleva GPS en el coche tiene un smartphone que hace sus funciones, de modo que basta con introducir las coordenadas para llegar a la primera: 38.222414, -0.848973.

Aquí dejamos el mapa interactivo de Google para quienes partiendo de Alicante quieran saber cómo llegar a la tetería de Crevillente. Desde cualquier otro punto de salida, sólo hay que echar mano de Google Maps.

En realidad se ubica entre el término municipal de Crevillente y Albatera, por lo que es posible que oigas a alguien hablar de la tetería de Albatera.

El trayecto más corto es por la A70 y la AP-7. La distancia es de 41 kilómetros y llegarás en unos 35 minutos aproximadamente.

La segunda alternativa más habitual es comenzar por la A70 y tomar la salida 30, continuar por la EL-20, la CV-851 y la CV875. Tardarás unos 50 minutos y el camino será de unos 50 km.



La opción más “costera”, por llamarla de algún modo, discurre en su mayor parte por la N-332 y la CV-851. Este itinerario es de unos 47 kilómetros que te llevará recorrer cerca de una hora, algo más si pillas tráfico, que en esa carretera suele ser lo habitual.

Si tomas este último camino, lo importante es la famosa indicación de “girar a la derecha justo antes de la gasolinera”. Si no haces bien eso, la vas a liar parda y… ¡no lo sabes!

Para que no tengas excusa alguna, en este vídeo que se ha currado un chaval puedes ver cómo llegar a la tetería de Crevillente Carmen del Campillo tanto si vas por la autovía en sentido Murcia o sentido Alicante:

Si con todo esto no tuvieras suficiente, en este enlace tienes una ruta detallada desde Crevillente hasta la tetería. Está escrita en valenciano, pero es muy intuitiva hasta para quienes no lo hablen.

En la austera web de Carmen del Campillo también explican con detalle cómo se puede ir, con imágenes señalizadas a modo de mapa.

¿Cuál es el horario de la tetería de Crevillente?

Si vas entre julio y septiembre, puedes ir cualquier día, de lunes a domingo, a partir de las seis de la tarde. La hora de cierre no la especifican, pero las noches son jóvenes y las velas, eternas.

Si tu visita al edén de Carmen del Campillo se va a producir entre octubre y junio debes saber que la tetería cierra los lunes y martes, excepto los festivos y sus vísperas. Por tanto, la apertura en esos meses es de miércoles a domingo desde las cuatro de la tarde. Los sábados es, por lo general, el día de mayor afluencia.



Información práctica: si llegas a primera hora encontrarás sin problemas hueco para aparcar en las plazas del parking que hay en la entrada. Si lo haces más tarde tendrás que buscarte un poco la vida.

Ten en cuenta que la tetería tiene una gran superficie y, sobre todo en verano y fechas señaladas, acude muchísima gente y toda ella en coche (salvo que vivan cerca y les guste caminar).

Con lo que cuesta llegar y lo encantador que es este caserón de estilo morisco escondido en la sierra de Crevillente, a buen seguro que echas un buen rato allí tomando un té o algunos de sus dulcísimos dulces.

Carta y precios en Carmen del Campillo

Lo primero que debes saber es que el precio por entrar a la tetería es de 6 euros e incluye la primera consumición. Las siguientes, depende de lo que pidas, pero rondan los 3 euros.

Te cobran todo al salir entregando una tarjeta en la que apuntan tus pedidos. Ah, una cosa importante: sólo se aceptan pagos en efectivo.

Respecto a la carta de Carmen del Campillo, no creas que aquello es un restaurante o a un bar al uso. Te darás cuenta de esto nada más cruzar el umbral de la puerta.

Allí puedes tomar tés calientes o helados, granizados, batidos, zumos naturales, refrescos y pastas árabes, fundamentalmente. No se sirve nada con alcohol.

Lo que sí puedes pedir son cachimbas de distintos sabores (sin tabaco), para uno o para compartir con distintas boquillas.

Teteria Carmen del Campillo
La carta para ver los cafés, infusiones, refrescos, batidos y shishas que puedes pedir – Tetería Mora de Crevillente

Puedes sentarte donde quieras y haya hueco, ya sea en sillas o sobre las alfombras y cojines que hay en el suelo tanto dentro de la casa como en las jaimas repartidas por los extensos y verdes patios y jardines de la finca.

Hay lugares donde puedes incluso tumbarte y debes quitarte los zapatos para estar más comodo y no manchar las alfombras.

El olor a flores (que se impone al de los pies descalzos de algunos/as…), el cantar de las aves, la música ambiental árabe y a veces chill out, el murmullo del agua de las fuentes, los farolillos árabes y la paz que se respira en todo momento son otros de los factores que hacen que esta experiencia en un oasis en mitad de la nada no tenga precio.

El servicio, que viste siempre con chilabas, no se suele caracterizar por su rapidez, pero allí el tiempo se detiene, por lo que te va a dar igual.

Aunque quizá a veces la actitud de los camareros pueda resultar algo fría, son siempre muy educados y serviciales.

No te preocupes si crees que te has colocado en un lugar demasiado escondido y no te van a ver para tomarte nota: te encuentran.

¿Puedo ir con los niños a la tetería del moro?

No hay problema en llevar a los niños a la tetería mora de Crevillente. Ahora bien, debes tener en cuenta que se trata de un sitio tranquilo y de relax, donde la gente adulta va a conversar a la luz de las velas mientras toma algo y/o fuma una pipa de agua.

No es un lugar donde dejarlos correr y jugar porque, además de perderse como el protagonista de la historia que te contamos al final de este artículo, pueden romper cosas o importunar a los animales que andan por allí, como gatos y pavos reales.

Cualquiera puede moverse libremente por las estancias y jardines y descubrir los mil y un rincones de este emplazamiento único.

Los menores de 14 años no pueden entrar si no es acompañados de sus padres. De adultos, vaya. Aunque es obvio que difícilmente llegarían allí solos, pero hoy en día vete tú a saber…

Aunque el sitio es accesible para personas en sillas de ruedas, al parecer no permiten entrar con carritos de bebés, pero en cualquier caso, puedes ponerte en contacto con ellos antes y preguntar a través del correo electrónico carmendelcampillo@gmail.com.

Teteria de Crevillente
Vista de un patio con fuente y de una habitación interior con mesas y cojines – Tetería de Crevillente

Fotos de la casa morisca

Antes de que el móvil con cámara llegara a nuestras vidas el dueño del lugar no permitía hacer fotos en la casa morisca Carmen del Campillo. Ahora, evidentemente, se puede. Casi que se debe.

Nadie se puede resistir a retratarse en alguno de sus rincones. Aquí puedes ver un par de vídeos montados a partir de imágenes donde se muestran las estampas más bellas de este carmen granadino que te traslada a Marruecos.

Si todavía no has ido, casi mejor que no veas las fotografías de estos vídeos y así será mayor tu sorpresa al contemplar en persona las postales tan maravillosas que depara la tetería más fotogénica y famosa de Alicante.

Aquí, en esta publicación de la cuenta de Facebook de Carmen del Campillo puedes incluso “moverte” por uno de sus espacios en 360 grados:

Historia de la tetería de Crevillente

La historia de la casa morisca de Crevillente, pues en realidad es un hogar que hace las veces de tetería y no un sitio concebido originalmente como negocio, se remonta ya a casi 40 años atrás.

Su dueño se llama Harun, un musulmán que abandonó su trabajo en Granada para dedicarse a la vida del campo. Adquirió entonces las dos hectáreas de terreno en el Barranco de San Cayetano donde levantaría con el tiempo uno de los enclaves más bellos de la provincia.

Entrar allí supone viajar en el tiempo a la España morisca. Toda la decoración es exquisita, con objetos y adornos traídos desde Marruecos, donde el propietario cuenta con familia.

Harun relata en una entrevista que concedió a lingmagazine.es que al principio sólo dejaban entrar a la gente que conocían.

Sin embargo, al ir haciéndose más grande el lugar vieron que abrir las puertas a todo el mundo era una manera de poder mantenerlo.

Teteria Crevillente
Un precioso patio con fuente – Tetería de Crevillente

Fue entonces cuando el boca a boca empezó a funcionar. Todo el mundo que iba le contaba el “secreto” a otras personas. Y, así, sin necesidad de hacer publicidad alguna, la tetería Carmen del Campillo, a la que tanto costaba llegar, se convirtió en una “Meca” a la que peregrina gente de Alicante, Murcia y cada vez más turistas nacionales y extranjeros que oyen hablar maravillas de ella.

El dueño de la tetería mora asegura que ni tan siquiera la composición de la casa y sus laberínticos jardines, que ha ido ampliando con el tiempo, resultó algo premeditado. Fue poco a poco, con calma y amor por lo que hacía. El resultado es, sin duda, un admirable palacio verde.

Un lugar ideal para llevar a una cita o sorprender a tu pareja, pero sobre todo para perderse.

Humor: Regresa a casa 37 años después de ir a buscar la tetería de Crevillente

Eso mismo, perderse, es lo que le ocurrió a Gerardo Pérez Sánchez, un alicantino que regresó a casa tras 37 años desaparecido. Fue de las primeras personas que intentó visitar la famosa tetería Carmen de San Cayetano al poco de su apertura.

Todo comenzó la tarde de un sábado de abril de 1979 cuando el entonces joven Gerardo decidió buscar la tetería mora de Crevillente de la que había oído hablar en su barrio.

Emprendió el camino con su coche siguiendo las indicaciones que había recibido y se perdió. Pasaron las horas, se hizo de noche y nuestro protagonista, totalmente desorientado y ya sin gasolina, comenzó a andar y a andar sin rumbo

Teteria Crevillente
La estrella tartésica, también conocida como estrella de Abderramán I, primer emir independiente de al-Ándalus y quien la popularizó en el Mediterráneo, puede verse en carteles que indican el camino que lleva a la tetería de Crevillente

Al alba se encontró en mitad de la nada, en parajes sin indicación alguna. Por más que buscó los cartelitos con la Rub el hizb, la estrella de ocho puntas que se usa en el Corán para indicar el fin de un capítulo y que guía hasta el lugar, no hubo manera. Pero él era un hombre perseverante y siguió caminando y caminando.

Cuenta la leyenda que pasó por una tetería árabe en Murcia y no se paró. También se dice que se le vio por otras teterías de Elche, Valencia, Albacete, Zaragoza, Ciudad Real… Pero ninguna le valía. Continuó andando en busca del té moro del Campillo.

Así hasta hoy, cuando tras haber dado dos vueltas y media al mundo a pie fue encontrado en Rojales por un primo tercero suyo que hacía running por la zona.

“Lo peor es que no ha habido cojones de dar con el jodido sitio“, manifestó el desaparecido, que sobrevivió gracias a la caridad de las palomas y ya no piensa buscar nunca más una tetería en Alicante.

Teteria Crevillente
Gerardo, el día en que reapareció, 37 años después de ir a buscar la tetería de Crevillente



Este artículo aparece en las primeras posiciones para las búsquedas en Google relacionadas con este establecimiento. Si quieres que tu negocio también lo haga, consulta a Viscalacant, tu agencia SEO de Alicante.