Saltar al contenido
Viscalacant

Escudero lee en un pleno su carta a los Reyes Magos y su lista de la compra

29/07/2017
El edil de Cs Juan Francisco Escudero lee en un pleno su carta a los Reyes Magos y su lista de la compra

Cada vez que habla en un pleno, por suerte pocas, se ven caras de estupefacción y se oyen risitas y murmullos entre los que le escuchan.

Sus intervenciones son siempre tan esperadas como el mensaje de Nochebuena del Rey. Mamó de las ubres castedianas (metafóricamente hablando, claro) y se nota en su estilo dialéctico y sus maneras.

Es el edil “palomita”, la cuota que debe de permitir desgravar al Ayuntamiento, el niño impertinente con sonrisa de Joker y cuerpote liposuccionado que juega a ser político y al que se tiene tan poco en cuenta (tanto dentro como fuera de su grupo) que se le suele despachar con un par de zascas rapiditos.

Joker Escudero
Joker Escudero

Nos referimos, cómo no, a Juan Francisco Escudero, concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Alicante. Se ve que no había nada mejor en la ciudad para las listas de la formación de Rivera.

Es lo que hay, y eso que el que fuera barrendero, comercial, repartidor, chófer, mozo de almacén y acomodador encargado del “llenado y vaciado de la sala de cine” (sic), entre otros trabajos, creyó que era a una lista de Kiko donde se apuntaba, no a la de Albert.


El penúltimo ridículo protagonizado en un pleno por el autobautizado como Community Mánager de las Celebrities (serán las de Joaquín Reyes), que se puede ver en el siguiente vídeo desde el minuto 1:49:33, con frases como “¿saben ustedes, señores del tripartito, que la mayoría de nuestros vecinos viven en los barrios de Alicante?” o con acusaciones a ediles equivocados por desconocer las competencias de cada uno, ese ridículo, decíamos, queda en nada en comparación con el último.

Pero antes de entrar en materia, un inciso: la portavoz de Cs, Yaneth Giraldo, parpadea más de un centenar de veces durante la intervención de su compañero.

Más de 30 por minuto dicen los expertos que denota ansiedad. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

 

Ahora ya sí, el nuevo número de Escudero. El concejal de Cs ha leído por error en el último pleno municipal, en los estertores de julio, su carta a los Reyes Magos dirigida a Papá Noel.

Así es el chico. Aquí va la transcripción:

“Que-que-rido Papá Noel, este año me he portado bien. He empezado todas mis intervenciones en el pleno atacando al tripartito (emoticono de aplauso).

Les he dicho que si son expertos en peleas de pa-pa-patio de colegio, que si trabajan poco y mal, que si no tienen en cuenta a los ciudadanos que viven en barrios y muchas co-cosas chulas más.

Me paso el tiempo preparando esas púas y algunos chasca-ca-rrillos que te partes (emoticono de carcajadas).

Cre-creo que es una vergüenza lo que están haciendo por nuestra ciudad, Albacete.

Así que, estimados Reyes Magos, que sé que sois seguidores de la Hora Trágica, digo Mágica, os quiero pedir la dimisión de todo el tripartito y ser yo mismo el alcalde.

Os dejo un par de calcetines mojados en leche para los unicornios que arrastran vuestro jeep. Besos, Juanfran”.


Como habla tan alto como rápido y trastabillado (seguramente fruto de los nervios), le sobró tiempo, pasó página en su tablet y, también por error, leyó su lista de la compra:

“Bacon – Manteca de cerdo – Callos – Gomina bote pequeño – Papel del culo – Toallitas para el sudor – Casete de chistes de Arévalo – 20.000 nuevos seguidores falsos en Twitter”.

Tras esta estelar intervención se hizo el silencio. Nadie quiso comentar nada. Siguiente punto del orden del día.

Y llegó Vicente Buades, también de Cs, para hablar de los conciertos de Bachiller. Y sin mención alguna al tema a tratar, se limitó a disertar sobre Marzá, Google, Yoko Ono, Cataluña, gente que no es tonta, y a hablar incluso en representación de los votantes del PSOE. (Ver el vídeo a partir del minuto 4:06:20).

Desde Viscalacant queremos manifestar nuestro disgusto por la competencia desleal que estamos observando desde el grupo municipal de Ciudadanos. No nos quitéis nuestro pan. Muchas gracias.