Saltar al contenido
Viscalacant

Toño Abad no quiere hablar en Twitter de los escarceos sexuales de nadie

27/04/2020
Toño Abad Twitter

Toño Abad, presidente de Diversitat, director del Observatori LGTB y vicepresidente del Consell de la Ciutadania en la radiotele pública valenciana (no nos preguntéis lo que es) ha batido su récord personal y lleva 20 horas sin tuitear nada relacionado con los fachas.

En su último mensaje en la red social del pajarito azul (hasta el momento en que se redactó este artículo), el activista por los Derechos Humanos, sin contestar a ningún tuitero, asegura que “yo no voy a hablar de la vida privada y de los escarceos sexuales de nadie”, añadiendo que “eso incluye a los neofachitas”.

Sin embargo, Abad, tan dado a contradecirse a sí mismo, no tarda en incumplir su propia declaración de intenciones y afirma, en una clara alusión a “lo de Merlos”, que “lo que me parece fatal es que para sus folleteos no haya confinamientos”.

(Nota: Queda casi descartado que, por una rara casualidad de la vida, pudiera referirse a Pablo Iglesias, quien en el caso de una remotamente hipotética infidelidad no quedaría nunca claro si la hubiera cometido en calidad de vicepresidente del Gobierno o de secretario general de Podemos)

El famoso funcionario público, en el mismo mensaje, sigue sin querer hablar del tema, pero añade que “a ver si se aplican el cuento y dejan de meterse en la vida sexual de los demás”.

Tampoco en el pasado ha incumplido nunca sus principios sobre no hablar de los escarceos de los demás. Dentro tuits:

La coherencia narrativa es, precisamente, uno de los motivos por los que se ha dado a conocer en el universo tuitero patrio. Su máxima popularidad le vino por encadenar, en apenas unos días de diferencia, estos dos mensajes:

Y, es de esperar que tras leer este artículo, nos tache de fachas, por lo que dejará bastante accesible batir nuevamente su récord en breve.

Actualización. Pues no, nos equivocamos: demostró buena cintura y aceptó de buena onda este artículo satírico. Incluso nos mandó un abrazo. Para lo que se suele ver por esta ciudad, chapó por él.