Saltar al contenido
Viscalacant

Un fotógrafo gana el Pulitzer por lograr una imagen de Bonig donde no sale Eva Ortiz

27/08/2017
Isabel Bonig, en la primera imagen donde aparece sin Eva Ortiz

“Las cosas imposibles sólo hay que intentarlas”. Así explica con orgullo el fotógrafo Ramón Cámara Grande cómo ha logrado el premio Pulitzer de Fotografía 2017, al conseguir retratar a la presidenta del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, sin que apareciera en la imagen la secretaria general Eva Ortiz.

Muchos llevaban tiempo intentándolo sin éxito. La tarea parecía una quimera porque la portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Popular en Cortes Valencianas no se separa ni un instante de Bonig.



Tal es su admiración por la líder del PP valenciano que incluso en su propia cuenta de Twitter ella aparece en segundo plano, con cara de circunstancias, por detrás de la metálica sonrisa de Bonig:

La cuenta de Twitter de Eva Ortiz
La cuenta de Twitter de Eva Ortiz

Como no podía ser de otro modo, Ortiz se cuela en la imagen de la cuenta de Twitter de Bonig, aunque con un protagonismo compartido con otros rostros populares:

La cuenta de Twitter de Isabel Bonig
La cuenta de Twitter de Isabel Bonig

Todas las consultas de hemeroteca fotográfica realizadas sobre Isabel Bonig arrojan imágenes en las que aparece la política oriolana.

Isabel Bonig y Eva Ortiz, uña y carne
Isabel Bonig y Eva Ortiz, uña y carne



Incluso en las instantáneas de índole familiar donde no se esperaba su presencia:

Eva Ortiz se apunta a una paella en casa de Bonig
Eva Ortiz se apunta a una paella de arroz con alcachofas en casa de Bonig
Eva Ortiz se cuela en una foto romántica
Eva Ortiz se cuela en una foto romántica
La omnipresente Eva Ortiz apareció casualmente en esta imagen de Bonig en el AVE
La omnipresente Eva Ortiz apareció casualmente en esta imagen de Bonig en el AVE

El reto de los fotógrafos era captar a Bonig sola, sin su guardaespaldas. Fue Ramón Cámara Grande quien logró la gesta, aunque le supusiera invadir la más estricta intimidad de la presidenta popular y, por tanto, la consiguiente denuncia.

“No se me ocurrió otro momento mejor para pillarla sola“, subrayó el reportero gráfico, quien apuntó que “aun así tuve que ir, nunca mejor dicho, cagando leches, porque en cuanto Ortiz se dio cuenta de que Bonig había ido al aseo, fue corriendo a acompañarla”.