Saltar al contenido
Viscalacant

Ximo Puig se programa un misterioso viaje a Turquía tras el adelanto electoral

05/03/2019
Ximo Puig peluquín

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, se ha programado un misterioso viaje de cuatro días a Turquía justo después de haber decidido adelantar las elecciones autonómicas.

Desde el Consell no han querido aclarar el motivo por el que el líder del PSPV viajará de forma inesperada al citado país intercontinental y se han limitado a decir de forma lacónica que «no le veremos el pelo hasta que vuelva».

La rumorología no se ha hecho esperar. Los hay que aseguran que se trata de una escapada romántica junto a su actual pareja, la consellera  Gabriela Bravo. «Es de justicia y la ocasión la pintan calva», apuntan algunos en las redes sociales.

Sin embargo, otros descartan un viaje de «pasión turca» por no verle en disposición de echar muchas canitas al aire y apuestan, en cambio, a que la visita a Estambul responde a la inminencia de la realización de la foto para los carteles electorales.

Y es que en esta ocasión, al parecer, el dirigente socialista no querría abusar del Photoshop, como hizo en la campaña de los anteriores comicios, donde no le reconocía ni su perro Panxo.

Según fuentes de probada insolvencia, Puig desea aglutinar en su persona todas las bondades del gobierno del Botànic, por lo que su objetivo no sería otro que tener una imagen lo más cercana posible a la de la vicepresidenta y líder de Compromís Mónica Oltra.

Aunque es de sobra conocido que Ximo Puig no usa peluca, sino que tiene el pelo algo rebelde (cambia de color y forma por días), es posible que el adelanto electoral le fuerce a ponerse unas extensiones para «oltrarizar» su apariencia.

Cabe recordar que en los últimos tiempos Turquía se ha convertido en la meca del turismo capilar, un destino al que acuden cada año miles de hombres alopécicos para someterse a implantes de pelo.

Los cuatro días de viaje serían más que suficientes para la fijación de unas extensiones que le otorgarían un aspecto más juvenil y, al mismo tiempo, le suavizarían los rasgos faciales.