Saltar al contenido
Viscalacant

Adiós al cagódromo de Castedo en el lateral del Teatro Principal

19/05/2017
Adiós al cagódromo de Castedo en el lateral del Teatro Principal

Cuando toca dar palos, se dan. Pero cuando hay que felicitar, al César lo que es del César.

Hoy toca palmadita a la maltrecha espalda del tripartito por haber retirado el “cagódromo” para perros del lateral del Teatro Principal que fue uno de los legados que nos dejó la era Castedo.




Hablamos de esa especie de tumbas sin lápida que colocó en el tramo de la calle Castaños que une la calle del Teatro con la calle del Médico Pascual Pérez y que linda con la fachada izquierda del Teatro Principal.

Como se recordará, en la zona central de esta calle peatonalizada se delimitaron, con unos angulares metálicos, varios espacios rectangulares con tierra.

Cagódromo

En un principio muchos creímos que su fin iba a ser acoger flores, que tanto le gustaban a nuestra recordada ex alcaldesa.

Resultó luego que solo en algunas de estas “tumbas” se plantaron unos tristes setos, mientras que el resto quedaron con un firme de zahorra, en contraste con el resto del pavimento de la calle.




¿Qué era aquello? ¿Cuál era su fin? Parece ser que se hizo para impedir que ese espacio fuera ocupado por veladores, como ocurre en el resto de la calle. No sabemos si fue peor el remedio que la enfermedad…

La realidad fue que se convirtió rápidamente en cagódromo y meódromo de perros. Y de humanos también…

Al poco tiempo, transitar por allí, visitar alguno de los negocios de ese tramo de calle o ir a comprar entradas a la taquilla del teatro suponía aguantar una peste a orín y a mierda que echaba atrás.

Cagódromo con lluvia

No solo eso, sino que cuando llovía, algo que ocurre poco pero cuando llueve, llueve bien, aquello se convertía en una colección de charcos de agua estancada en mitad de la calle.

Cagódromo con lluvia

Un despropósito, en resumen. Hace poco, a la vista de las juntas todavía frescas de los adoquines nuevos, este invento de la popular ha pasado a la historia. Mejor dicho, al justo olvido.

Aunque se conservan algunos setos, la calle, ahora sí, luce peatonalizada. Bien hecho, señor Pavón, las cosas como son.

Calle Castaños sin cagódromo Calle Castaños sin cagódromo