Saltar al contenido
Viscalacant

Un párroco impide a un niño tomar la primera comunión vestido de cristiano

12/04/2017
Un párroco impide a un niño tomar la primera comunión vestido de cristiano

Una paradoja en toda regla. Un párroco de Alicante ha rechazado que un niño tome la primera comunión vestido de cristiano.

El pequeño pertenece a una familia festera y le hace mucha ilusión recibir el sacramento con el traje que luce en su filá de las fiestas de Moros y Cristianos.

La iniciativa no le parece nada bien al cura de la iglesia de su barrio, que ha señalado que “si dejamos que este niño lo haga vestido de caballero cristiano luego vendrán otros que quieran hacerlo de moros. Y ahí va a ser que no…”.

La familia del niño, ante la negativa del párroco, le recordó que ya se han producido precedentes en la misma ciudad y la ceremonia se celebró sin ningún impedimento.

Sin embargo, el sacerdote no comulga con la idea y afirma que “la primera comunión no es ninguna feria ni un carnaval“. “Si a un niño le apetece hacer la comunión de Spiderman, ¿qué pasa, le dejamos porque le hace ilusión?”, se pregunta el eclesiástico.




Los padres, muy molestos con estas comparaciones, replicaron que el tradicional traje de marinero para los chicos y de princesita para las niñas “no es que guarden mucha relación ni con la Iglesia Católica ni con la religión en sí misma, por lo que no entendemos su postura”.

“En descuidarte quieren venir asistir los invitados de ese niño con los trajes de Moros y Cristianos e imagínate el cuadro en la iglesia. Falta que me vengan a la casa del Señor con las espadas y los trabucos. No, hombre, no, hay que respetar las tradiciones”, replica el clérigo.

Los progenitores del menor estudian elevar una queja al Obispado que, en caso de no ser aceptada, “llevaremos si hace falta al Papa de Roma”.

Los padres del resto de los niños que tomarán la comunión el mismo día se han alineado con su causa y amenazan con ir todos de Moros y Cristianos ese día. Algunos, más foguerers, barajan que sus hijos acudan de zaragüell o de bellea.

“Si este hombre no respeta la libertad y las tradiciones de nuestro barrio, no comulgará ningún niño“, han indicado a través de un comunicado conjunto.

Una situación sin precedentes en la ciudad que está generando mucho debate y que está a expensas de que se pronuncie el obispo de la diócesis.