Saltar al contenido
Viscalacant

El verdadero motivo del vaivén de Compromís sobre la feria taurina

18/05/2017
El verdadero motivo del vaivén de Compromís sobre la feria taurina

La feria taurina de Hogueras finalmente se celebrará después de que ayer Compromís se abstuviera, rectificando así su postura del día anterior, cuando votó en contra de los carteles.




Una exhaustiva y periodísticamente impecable investigación de Viscalacant, iniciada anoche tras leer el siguiente tuit de la concejala de Educación, Igualdad y Memoria Histórica, María José Espuch, ha logrado desvelar a qué se debió ese cambio de postura en la formación nacionalista.

Natxo Bellido, líder de Compromís en Alicante y portavoz del tripartito, planteó en la reunión ordinaria del equipo de gobierno como condición para su apoyo a la cita taurina que se obligara a los toreros a dirigirse a las reses en valenciano.

Por ejemplo, que en lugar de “hey, toro, hey toro, ven pacá” se diga “escolta, bou, escolta, vine cap ací”.

“Si veuen que el bou no reacciona, llavors poden parlar-li en castellà. Però el lògic és que sent a Alacant utilitzen primer el valencià“, dijo Bellido.

(Traducido para la gente de la Vega Baja) “Si ven que el toro no reacciona, entonces pueden hablarle en castellano. Pero lo lógico es que siendo en Alicante utilicen primero el valenciano”.

Además de eso, Compromís también propuso cambiar el capote rojo por uno con los colores de la bandera republicana, como guiño a la Ley de la Memoria Histórica.

Los miembros de Guanyar Alacant se entusiasmaron con la iniciativa, pero luego recordaron que son antitaurinos y se opusieron.




La negativa de los comandados por Pavón a esto último, sumada al rechazo de los socialistas a la moción sobre el valenciano impuesto a los toreros hizo que Compromís, en un arrebato de rabia e impulsividad más propio del alcalde, decidieran tumbar los carteles de la cita sanjuanera.

Horas después, cuando vieron numerosas banderillas sobre su lomo, puyazos y alguna que otra mortífera estocada, optaron por volver al terreno gris de la tierra de nadie, a la medianía política a la que tienen acostumbrado al personal, solo que esta vez tras haber perdido la moña y hecho el ídem en su cambio de tercio.